Seleccionar página

Italia, Francia, España y como mucho Chile son nuestros destinos enológicos de referencia. Sin embargo, existe un destino enológico que cada vez cobra mayor protagonismo: Moldavia. ¿Qué nos ofrece uno de los países menos visitados en materia de vino? Descubre en qué bodegas probar los mejores vinos de Moldavia.

Un patrimonio oculto

Este país tan solo aparece en las noticias durante Eurovisión o a raíz de las tensiones con Rusia. Sin embargo, goza de un patrimonio vitivinícola espectacular. De hecho, Milestii Mici es la bodega más grande del mundo y se encuentra en este país. Cuenta con 200 kilómetros de barricas y un millón y medio de botellas de vino. No obstante, ¿por qué no hemos oído hablar de los vinos de Moldavia antes?

Lo cierto es que la tradición en torno al vino se remonta a hace cinco mil años. Así pues, continuó a pesar de sufrir distintas ocupaciones por distintas potencias. Continuó incluso durante la época que perteneció a la URSS desde finales de la Segunda Guerra Mundial hasta el colapso. De hecho, los mandatarios de Moscú valoraban tanto el vino que pusieron un racimo de uvas en el escudo de la república soviética.

Fue durante esta misma época en la que las autoridades públicas fundaron la Empresa Estatal de Calidad de Vinos del Complejo Industrial Milestii Mici. Así pues, vieron la necesidad de almacenar las ingentes cantidades de vino que después exportarían al resto de repúblicas de la URSS. Hoy en día estas galerías kilométricas cuentan con un 70% de tintos, un 20% de blancos y un 10% de dulces.

Los arquitectos se cuidaron muy bien de garantizar las mejores condiciones. Así pues recubrieron las paredes paredes con piedra caliza. Gracias a ella puede manener humedad constante de 85-95% y una temperatura 12 °C-14 °C durante todo el año. Sin embargo, esta no goza de ningún monopolio. Es decir, se enfrenta a la competencia de otras muy célebres.

Vinos de Moldavia con caché

El mayor ejemplo es Cricova. Esta y la anterior son como el Real Madrid y el Barça de los vinos de Moldavia. Cricova se ha esforzado en ofrecer una imagen más refinada frente al faraonismo de la anterior. Esto no quita que sus instalaciones sean también colosales. De hecho, resulta habitual recorrer sus galerías sobre ruedas. Algo particular que desata el interés de los visitantes es el uso que hacen de ella las personalidades famosas.

Por ejemplo, este fue el lugar en el que más tiempo pasó Angela Merkel durante su visita al país oriental. Además, Yuri Gagarin (primer hombre en viajar al espacio) no salió de ella en dos días. Por otro lado, personas muy influyentes guardan sus colecciones de botellas en esta suerte de catacumbas. Dos ejemplos son Vladimir Putin y el que fue Secretario de Estado en EE.UU. con Obama, John Kerry. ¡De hecho, el presidente ruso celebró su quincuagésimo cumpleaños en la bodega!

vinos de Moldavia

Vehículo para recorrer las larguísimas galerías de Cricova/Fuente: Cricova

Además de estas, puedes visitar una más moderna pensada para el cliente actual. Chateau Vartely combina una serie de apartamentos de lujo con un restaurante de lujo y sus bodegas. El restaurante ofrece un menú degustación de exquisiteces locales maridadas con las mejores etiquetas. Se trata de una buena forma de descubrir lo mejor de la gastronomía moldava.

Enoturismo sin salir de Chisinau

No te preocupes si cuentas con poco tiempo y no puedes desplazarte mucho. Puedes encontrar una tienda llamada Carpe Diem en la capital en la que disfrutarás de los mejores vinos de Moldavia.Además, los expertos del local te aconsejarán en inglés. Este factor es algo extraño, ya que en la mayoría de comercios molados nadie habla inglés. En estos casos deberás dejar que los trabajadores decidan.
Este puede ser el caso del Teatrul Gastronomic. El lugar se ha convertido de un punto de encuentro para los jóvenes que salen el fin de semana. Cuenta con un envidiable surtido de vinos de Moldavia en diferentes barriles y botellas. Así pues, puedes indicarle al camarero que te sirva otro distinto al anterior. Te entenderá aunque no maneje el inglés. Por cierto, la copa cuesta unos dos euros. No está mal para la exquisita calidad del vino y para un bolsillo del oeste de Europa. ¿Te animas a visitar estas bodegas?
Comparte esta página

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
CATATUR

GRATIS
VER