Seleccionar página

Jumilla es la ciudad del vino y aunque la ciudad da nombre a su Denominación de Origen esta comprende siete poblaciones de la comunidad de Murcia y de Albacete. Es una Denominación de Origen grande, con casi 20.000 hectáreas, y 45 bodegas inscritas. Un total de 14 de ellas son visitables en la Ruta del Vino de Jumilla. Se añaden a estas bodegas tres almazaras y siete restaurantes de la zona.

jumillaviñaweb

En Jumilla el vino es un motor económico y lo fue más cuando en Francia apareció la filoxera y en esta zona de Murcia se plantaron vides para la exportación al país vecino. Actualmente se exportan dos tercios de la producción. En estos años la calidad y los vinos ecológicos son un objetivo para sus productores y bodegas. La variedad reina de la zona es la Monastrell, que nos aporta vinos equilibrados, estructurados con taninos vivos y persistentes. También nos encontramos garnachas, macabeos, cencibel y variedades de origen francés como cabernet merlot y syrah.

Una buena oferta de visitas y actividades

Además de las bodegas, almazaras y restaurantes, también forma parte de la Ruta del Vino de Jumilla el Museo del vino Hacienda del Carche. Se trata de un lugar para conocer la historia y la cultura del vino de la zona. El museo ofrece además muchas actividades enoturísticas, visitas  y deportes por las viñas. También se puede disfrutar del restaurante y de la gastronomía de la zona.

jumillamuseoweb

Todas las bodegas ofrecen muchas posibilidades de enoturismo, desde las visitas con cata a otras muchas actividades dependiendo del momento del año en que se visite. Además, la Ruta del Vino de Jumilla organiza eventos a lo largo de todo el año. En los meses de verano se organiza “Música entre vinos” con conciertos y actuaciones en las bodegas de la ruta. A mediados de abril y en las fiestas de agosto de Jumilla se celebran dos miniferias del vino. En ellas las bodegas ofrecen catas y degustaciones de sus mejores productos a precios populares.

jumillapgastroweb

Jumilla y su gastronomía

Durante el mes de noviembre la Ruta organiza unas jornadas gastronómicas en las que bodegas y almazaras, junto a los restaurantes y bares, preparan menús, visitas y actividades en torno a la cocina más tradicional de la zona. Es un gran oportunidad para probar el gazpacho jumillano -un plato de origen judío cocinado con trozos de torta de harina de trigo sin fermentar, variedad de carne de caza, liebre, perdiz, conejo, etc. y caracoles-, así como las empanadas de patata y el queso de cabra frito. No podemos finalizar sin mencionar sus magníficos dulces como son los sequillos, las pirusas y las cristóbalas, otro placer gastronómico de Jumilla.

 

Comparte esta página

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
CATATUR

GRATIS
VIEW